Cada vez que te enfrentes a un problema en el que de repente no puedas acceder a tu sitio web, asegúrate de que no sea un problema local:

  1. Usa un dispositivo diferente, así como una red diferente.

  2. Intenta usar un sitio web proxy, como kproxy.com o proxysite.site

  3. Reinicia tu módem/router.

En caso de que tu sitio web funcione a través de un sitio web proxy o con otro dispositivo/red, es una gran indicación de que el problema es local y se deben aplicar estos pasos:

  1. Limpia la memoria caché de tu navegador.

  2. Intenta vaciar tu DNS.

  3. Usa el DNS público de Google.

Si sigues todos estos pasos y tu sitio web aún no funciona, intenta consultar nuestra página de estado para ver si hay algún mantenimiento en curso para tu servidor. Si no hay mantenimiento, comunícate con nuestro equipo de Éxito del Cliente y te ayudaremos. 😊

¿Encontró su respuesta?