Cuando de repente no puedes ver tu sitio web online, lo más común es que se deba a un problema local relacionado con tu dispositivo o red.

Esto se debe a que la mayoría de los dispositivos almacenan algunos datos localmente (caché), lo que ayuda a cargar los sitios web más rápido. Sin embargo, a veces se almacenan errores del sitio web o información desactualizada, mostrándote contenido incorrecto, mientras que el sitio web en sí funciona correctamente.

Para descartar cualquier problema relacionado con el caché, intenta los siguientes pasos:

  1. Verifica en una ventana de incógnito o en un navegador diferente en tu dispositivo.

  2. Prueba con un dispositivo diferente, así como con una red diferente, por ejemplo, usa tu teléfono móvil con datos móviles (en lugar de wifi).

  3. Usa un sitio web proxy, como kproxy.com o proxysite.site.

  4. Comprueba cómo aparece tu sitio en otras ubicaciones con GeoPeeker.

  5. Reinicia tu módem/enrutador.

En caso de que tu sitio web funcione a través de cualquiera de las opciones anteriores, es una gran indicación de que el problema es local y que el resto del mundo puede ver tu sitio web sin problemas.

Para resolver este problema, simplemente borra la memoria caché de tu navegador. Si persiste, intenta vaciar tu DNS.

Por último, puedes intentar usar el DNS público de Google.

Si realizas todos estos pasos y tu sitio web aún no funciona, consulta nuestra página de estado para ver si hay algún mantenimiento en curso para tu servidor. Si no hay mantenimiento, comunícate con nuestro equipo Éxito del cliente y te ayudaremos 😊

NOTA:

¿Encontró su respuesta?