Todos los servicios de email, incluido el que utilizas y el que utiliza tu destinatario, comprueban el contenido del correo electrónico y docenas de otros parámetros para asegurarse de que el email no es malicioso y que puede ser entregado.

Por suerte, sabemos un par de cosas que mejorarán drásticamente la reputación de tu dominio y garantizarán que tus emails se entreguen siempre lo antes posible.


Paso 1: Añadir registros DNS de email

Aparte de los registros MX, que son absolutamente necesarios para que los emails funcionen, hay otros dos tipos de registros que son esenciales para la entrega de correos electrónicos: Los registros SPF y DKIM.

Si utilizas el correo de Hostinger y tu dominio apunta a los nameservers de Hostinger, puedes configurar los registros SPF y DKIM correctos accediendo a Emails → nombre de dominio → Ajuste de DNS → Entrega de correos y eligiendo Establecer todo como predeterminado:

En caso de que estés utilizando Titan Email, consulta este artículo: ¿Cómo configurar un dominio para Titan Email? para los registros MX y SPF. Titan utiliza un DKIM por defecto de forma automática, por lo que puedes configurar opcionalmente un registro DKIM personalizado.


Si tu dominio apunta a otro proveedor por medio de nameservers, podrás encontrar los registros tanto de Hostinger como de Titan en estos artículos:

Los registros deben configurarse desde el proveedor al que apunta tu dominio con los servidores de nombres.


NOTA:


Paso 2: Mejorar el asunto del email

Una de las cosas más importantes que afectan a la capacidad de entrega de tu email es lo que añades a la línea de asunto de tu correo electrónico. Es mejor abstenerse de utilizarlos como asunto de tu email:

  • Palabras mal escritas.

  • Las palabras "Test", "Prueba" o similares.

  • Frases como "Abre esta carta", "Léeme", "URGENTE" o similares.

  • Un conjunto aleatorio de letras o números.

Recomendaciones adicionales para el contenido de la línea de asunto:

  • Es mejor no escribir el título en MAYÚSCULAS.

  • El asunto del email debe corresponder a su texto.

  • No incluyas todo el texto del email en el asunto: debe ser corto (pero no una sola palabra, como "Hola"). Tampoco dejes el asunto en blanco.

  • No utilices caracteres especiales (como %^>).

  • No añadas "Re:" para responder a un mensaje.

Resumiendo:

  • Ejemplos de malas líneas de asunto: "READ", "siknvdjhvbls", "Re:".

  • Ejemplos de buenos asuntos: "Información sobre tu pedido de azulejos", "Exposición de orquídeas este viernes".

Estos consejos te ayudarán a crear una línea de asunto que será positivamente aceptada no solo por los servicios de email sino también por tus destinatarios 😊

Paso 3: Comprobar la reputación del email con Mail tester

Los servicios de email usan distintos algoritmos, y Mail tester cubre la mayoría de los posibles problemas conocidos. Así que después de que tus registros DNS terminen de propagarse, y ya hayas mejorado el asunto de tu correo electrónico, es el momento de comprobar tus emails con MailTester. Todo lo que necesitas hacer es:

  1. Enviar un mensaje (exactamente el mismo que quieres enviar a un cliente u otro destinatario) a la dirección temporal indicada en la pantalla.

  2. Seguir las recomendaciones.

¡Eso es todo! Si sigues estos sencillos pasos, harás que tus emails sean perfectos y garantizarás su entregabilidad 💪

¿Encontró su respuesta?